Spin-offs y crossovers que sí queremos (I)

Better Call Saul pic

La moda de anunciar spin-offs, crossovers y revivals de otras series está llegando al punto de parecer una broma pesada para los seriéfilos. Ha llegado el momento en el que ya casi no se respeta la duración original de ninguna serie y todas quieren expandir su universo de alguna manera. No negaremos que han salido buenos productos de esas prácticas, Boston Legal fue un spin-off de The Practice – aquí conocida como El Abogado – y la reimaginación de la original de los setenta nos permitió disfrutar de Battlestar Galactica, la mejor serie de ciencia ficción de nuestra era.

Pero si seguimos por el camino que se está marcando, ¿qué productos originales nos quedarán? No todas las series merecen una continuación, shows como Dexter o Cómo Conocí a Vuestra Madre – ambas con un spin-off entre los planes de sus responsables – no supieron llegar a su final con una calidad a la altura de la serie, ¿cómo vamos a justificar que continúen su universo más allá de este? Otros como Better Call Saul o el futuro de The Walking Dead, son un ejemplo muy claro de la incapacidad de cadenas como la AMC de dejar marchar a sus programas de éxito, ¿no sería más productivo buscar nuevas fórmulas de éxito?

Sin embargo, nuestra propuesta es obviar por un momento esta línea de pensamiento y actuar como abogados del diablo, aunque con cierta responsabilidad. A continuación, os propondremos una serie de productos ficticios derivados de otros emitidos en las cadenas norteamericanas de los que creemos que de verdad merecen una serie propia.

Sigue leyendo