Qué no volveré a ver: The Walking Dead

The Walking Dead season 4 pic

Si ha llegado el apocalipsis y es momento de confesar nuestros pecados, yo empezaré con uno reciente: esta temporada he dejado de ver The Walking Dead. No es que fuera una decisión que no me hubiese planteado previamente, pero ciertos destellos de lucidez afloraban cada bastantes episodios en forma de finales de mitad de temporada o arcos argumentales bastante interesantes. Por desgracia estos eran la excepción y no la regla, siendo la tónica general de las temporadas el aburrimiento como marca.

Pero como con todas las malas rupturas, no basta con negarle el saludo o la palabra, hay que airear los trapos sucios para que el público sepa por qué esto se produce. Y como compañera vital, la serie-fenómeno de AMC ha sido de las peores. Por prometer mucho y acabar otorgando muy poco, por pedir y pedir al espectador pero solo poner de su parte cuando le es de interés, por caer en la rutina en los primeros años de relación.

Tras el salto, todo lo que ha provocado ese merecido abandono.

Sigue leyendo