Better Call Saul, argucias legales

Better Call Saul pic 1

Aunque no lo creamos, Bob Odenkirk es una personalidad de la televisión. Este mismo domingo en el especial cuarenta aniversario de Saturday Night Live, en el homenaje que hacía Jerry Seinfeld a los juegos de preguntas y respuestas de los monólogos con el público, él mismo se afirmaba como un escritor del show mucho antes de saltar a la fama por Breaking Bad y Fargo. Más en extenso, así lo dice en esta entrevista que el propio Ben Stiller le realiza. Su salto al drama ha sido relativamente reciente, con esas dos series y su pequeño papel en la película protagonizada por Will Forte – también de SNLNebraska.

Sin embargo en comedia lleva no solo actuando sino también escribiendo durante décadas. Por lo que si alguien dudaba que Bob Odenkirk iba a ser capaz de aguantar el peso de un show él solo, una de las principales preocupaciones que tenían los fans de Breaking Bad, creo que tiene un recorrido lo suficientemente largo como para ser un profesional televisivo de entidad. Más aún cuando su personaje Saul Goodman, inicialmente Jimmy McGill, es uno de los que más puede aportar su propio tono fuera de la serie de la que es spin-off. Y por si quedase alguna duda, aquí tenemos a Vince Gilligan como principal artífice de todo.

Tras el salto, y con algún spoiler, comentamos qué nos ha parecido este arranque de serie.

Better Call Saul gif 2

Better Call Saul es y no es Breaking Bad. Una frase que el lector que se interese por la serie leerá repetida en muchas ocasiones y que podría ser interpretada en sentido negativo, pero no es así. De hecho ha de ser leída en el más positivo de los sentidos, en el que nos dice que la sucesora de la serie protagonizada por Bryan Cranston tiene los elementos característicos que nos gustaban de ella y al mismo tiempo tiene su propio tono y su propia personalidad. Somos capaces de reconocer Breaking Bad dentro de Better Call Saul y no dudar de que estamos viendo otra serie que nos está contando otra historia.

En ese aspecto poco más podríamos pedirle a la serie, que rescata algo de ese humor negro de la primera temporada de la serie original y lo suma a la experiencia y maestría en la dirección que se imprimió en las últimas para contar los orígenes del abogado Saul Goodman. Localizaciones, planos y personajes que recuerdan a la original, pero que tienen su propia función dentro de esta. Así como personajes emblemáticos como Tuco Salamanca o Mike Ehrmantraut, que aquí también muestran sus orígenes particulares. Todo está en su lugar y todo funciona como una pieza de relojería.

Hasta ese flashback dentro de una serie que ya de por si es un flashback, cuando a James McGill se le conocía por el sobrenombre de Slippin’ Jimmy y era un timador de tres al cuarto. Los orígenes de los orígenes, si queremos verlo así. La serie de AMC también se muestra generosa al enseñarnos cómo antes de seguir los pasos de su hermano Chuck McGill dentro de la abogacía, y fracasar en el intento, este era la oveja negra de la familia en Chicago. Una trama interesante que ayuda a que veamos a Saul Goodman como la suma de varias facetas de Jimmy McGill y no solo con una fachada construida para su labor de abogado persigueambulancias.

Better Call Saul gif 3

Así como también el Mike Ehrmantraut de Jonathan Banks tiene su propia evolución. Su tranquilo retiro tras haber sido policía en Philladelphia no es que esté siendo demasiado productivo, especialmente en cuanto a aprovechar sus capacidades se refiere. La mayor animación diaria que tiene es lidiar con el némesis particular que McGill ha encontrado en él como encargado del parking. Tenemos la sensación que a muy corto plazo ya le tendremos involucrado en los líos en los que está metido el abogado, aunque sea por salir del aburrimiento en el que está estancado.

Mientras, la trama principal avanza con la familia responsable de desfalco que tiene a bien huir tras varios avisos anónimos del propio abogado sobre el peligro que corren. Con el dinero defraudado, claro está. Una buena oportunidad para que McGill no solo libre a su cliente Nacho de la cárcel por un crimen que aún no había cometido, y con ello su propio pescuezo, sino para entrar de una vez por todas en el gran juego que siempre ha deseado. Al fin y al cabo menudear con clientes de oficio no es demasiado productivo. Esperemos que la conciencia no le pese tanto en las próximas colaboraciones criminales.

Quizá este arranque sea un poco más entre pillos anda el juego de lo que nos imaginábamos, pero ahí es precisamente donde reside la gracia del show. Al igual que Breaking Bad suponía la transformación del anónimo Walter White en el villano Heisenberg, en Better Call Saul asistimos a la conversión de James McGill en Saul Goodman. Y al igual que en su momento tuvimos los calzoncillos y la caravana, ahora tenemos la caminata por el monte y las frases con referencias cinéfilas. Una serie no solo a tener en cuenta, sino a instalarse en nuestra televisión de la misma forma que lo hizo su predecesora.

It’s showtime!

Better Call Saul gif 1

Anuncios

¡Arrr, marinero! Di lo que tengas que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s